martes, 14 de julio de 2020

Los Servicios Sociales en Andalucía: "estancados"

No fueron pocas las entradas que realicé desde este blog, borradores trabajados y reuniones mantenidas, hasta que por fin se aprobó en diciembre de 2016 una nueva ley de Servicios Sociales en Andalucía (Ley 9/2016). Hay que recordar que nuestra comunidad fué la penúltima del estado en actualizar su norma marco en este sistema, tras mantenerse 28 años con la primera aprobada en 1988. Hoy cuatro años después sigue sin que elementos tan esenciales como el Catálogo de Prestaciones se haya aprobado, tal y como recogía en la entrada al blog del 26 de enero pasado, donde recordaba lo que en la Disposición adicional cuarta de la ley se puede leer:

"Disposición adicional cuarta. Aprobación del Catálogo de Prestaciones del Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía. El Consejo de Gobierno aprobará el Catálogo de Prestaciones del Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía en el plazo máximo de doce meses desde la entrada en vigor de la presente ley."

Qué decir de otros aspectos claves de la ley como el Profesional de Referencia, que obviamente sin un importante incremento de personal es muy difícil su cumplimiento, o de la famosa Historia Social única, que aún se espera. Con la elaboración incluso de hasta un Libro Blanco para su puesta en marcha, una página web con el nombre del proyecto http://www.resisor.es/ cuya última noticia colgada es del 1 de abril de 2019, hace un año. Que pena esas páginas web que se crean no se sabe muy bien para qué.

Pero si la ley que podemos definir como la "esperada", no ha cumplido las tremendas expectativas, a esto le podemos añadir otros proyectos anunciados a bombo y platillo que se encuentran de manera muy parecida. 

Así tenemos la Renta Mínima de Inserción Social, que vino a sustituir al llamado Salario Social, un tremendo fracaso en cuanto a gestión y tramitación. Que lo viene a confirmar la memoria elaborada respecto a las solicitudes de 2018, en esta memoria se recoge que:

"El tiempo medio calculado para una tramitación vía ordinaria (es decir, una solicitud no tramitada por la vía denominada de “urgencia/emergencia”) es de 240 días, es decir 8 meses, período intensamente desproporcionado teniendo en cuenta las necesidades de las personas usuarias de la RMISA y que contraviene lo establecido en el texto legal (un período de 2 meses para la resolución de los expedientes). En el caso de la vía de urgencia y/o emergencia, el tiempo medio de resolución está en 86 días, casi 3 meses, frente al período de un mes establecido en la norma" (pag. 89)

Pero no hay que preocuparse, esto va a dejar de ser un problema, la Junta de Andalucía ya ha comunicado que paraliza su tramitación tras la entrada en vigor del Ingreso Mínimo Vital, al parecer hay que hacer cambios normativos, viendo los ejemplos de lo que se suele tardar miedo me da...

Y como no, tengo que nombrar a la otra gran joya de la corona, la Estrategia ERACIS, que venía a sustituir a las intervenciones de las zonas denominadas de transformación social. Hoy en día es un clamor por parte de las entidades que fueron subvencionadas para desarrollar, en coordinación con los Servicios Sociales Comunitarios, la intervención en estas zonas, los retrasos, la falta de pago y los desajustes que existen, esperemos que estas situaciones se reconduzcan, no se puede olvidar que los fondos económicos son europeos y cuidado, cuidado.

Podría seguir hablando de las tarjetas monederos, un recurso que se ha decidido que lo gestione una entidad en lugar del Sistema Público de Servicios Sociales, un hecho que ha sido denunciado por el Consejo Andaluz de Trabajo Social demostrándose a todas luces que el medio utilizado incluso es más costoso. La falta de refuerzo, en lo que a personal se refiere, ante la situación social del momento. Con reducidas contrataciones a través de procedimientos donde se pone en jaque los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad. Ya que se ha utilizado como criterio de selección el orden de entrada de las solicitudes por correo electrónico, facilitando tan sólo 24 horas de plazo y sin posibilidad de alegación, método que también ha sido denunciado por los ocho colegios profesionales de Trabajo Social de la comunidad. O de la intervención en el ámbito de las adicciones, o con menores de protección, no digamos nada ya la dependencia ... como se ve un largo etcétera que plantea un panorama muy, muy complejo.

Y a todas estas que ocurriría si la situación sanitaria se complicara, tal y como no dejan de anunciar especialistas en la materia, ¿se volverán a cerrar los Servicios Sociales? o habrá que recordar a todas las instancias técnicas y políticas que han sido declarados como servicios esenciales, el tiempo nos dirá.

sábado, 13 de junio de 2020

Que los instrumentos no se conviertan en la solución

Fuente: https://www.vocex.es/innovacion/contact-centers-transformacion-digital
Como se suele decir de la noche a la mañana, se ha descubierto que el trabajo desde casa (teletrabajo) es factible, que la formación en la educación obligatoria, en otros ámbitos como formación profesional y universitaria se puede hacer de manera también on line, lo digital, con internet como elemento que lo vertebra ha pasado a ser titular y protagonista de muchas noticias.

Me permito decir desde aquí que bienvenida/os a todas y todos los que de pronto incluso pasan a convertirse en sus máximos defensores, aunque hace unos días, unas semanas, casi ni lo utilizaban. 

No voy a descubrir nada nuevo de los riesgos a los que nos enfrentamos, que terminemos tan empachados, que necesitemos de una profunda desintoxicación. Tan poco de la llamada brecha y analfabetismo digital, donde no sólo es necesario tener los medios sino también saber utilizarlos, esto último si cabe mucho más importante aún. Me permito decir incluso que de manera responsable, me viene a la mente imágenes de menores, muy menores, con móviles para "que se entretengan", con jóvenes que prefieren no salir de casa para estar horas y horas conectados haciendo partidas on line, a costa de problemas incluso de salud, a parejas que ya no pasean sino que miran ensimismado cada uno su móvil, a redes sociales que intentan adelantarse a nuestros deseos (diría que intentan redirigirnos a los que otros quieren que hagamos) ... y podría seguir y seguir.

En el ámbito educativo, sanitario y social los avances tecnológicos son clave para mejorar los propios sistemas cada cual desde los objetivos que persiguen, pero no confundamos los instrumentos (tanto a nivel de hardware como de software), con las situaciones que estos sistemas abordan, donde existe un elemento esencial: la PERSONA con mayúscula. Estos medios-instrumentos nos van ayudar, nos van a permitir mejorar acciones que hasta ahora eran impensables, pero jamás nos podrán ni sustituir ni hacer aquello para lo que profesionalmente nos han preparado, la interacción social en lo que cabe a la intervención en este ámbito.

Por mucho que algunas y algunos se empeñen, no habrá máquina, o así quiero pensarlo, que pueda ocupar nuestro espacio. Desde los sentimientos, al saber escuchar y estar, porque si algún día esto ocurriera realmente habremos dejado de ser la especie humana para convertirnos en no sé que ... de ahí a un paso para que las máquinas nos digan que hacer y como actuar, y aunque pueda parecer ciencia ficción, está en nuestras manos que esto no ocurra.

(Puedes escucharlo también en formato podcast a través del siguiente enlace https://www.ivoox.com/que-instrumentos-no-se-conviertan-la-audios-mp3_rf_52037958_1.html)

sábado, 23 de mayo de 2020

Un país cogido con alfileres

Está claro que estamos viviendo una situación jamás imaginada, más allá de novelas, películas y/o series que desde hace años nos hablaban y trasladaban una ficción que de pronto se hizo realidad, ahí está por ejemplo la película "Contagio", hace poco volví a verla y cuántas similitudes existen...

No quisiera ser ni negativo ni pesimista, en estos casos se suele decir que simplemente "realista", pero de pronto como si de un sueño se tratara nos hemos despertado y nos hemos topado con situaciones que se encontraban latentes y en cuestión de horas, de días han saltado por los aires. Trabajos precarios, actividad económica de monocultivo, sistema sanitario y social con grandes déficit, sistema educativo sin recursos suficientes para hacer factible un nuevo modelo de enseñanza de la noche a la mañana, grupos políticos irresponsables que sólo buscan pescar en río revuelto, en definitiva nos topamos con un país que estaba cogido con alfileres.

La pregunta para mí sería: ¿y ahora qué?. Se dice que las crisis son oportunidades para el cambio, coincidiendo con ello, no hay que olvidar que en ese proceso de cambio habrá miles, millones de personas que no sólo lo van a pasar muy mal sino que ya lo están pasando mal, personas que no tendrán la suficiente resiliencia, habilidades y recursos personales para efectivamente ver esa oportunidad, aguantar y salir si cabe más fortalecido. Personas vulnerables, como los menores, los mayores, los inmigrantes... sectores sociales que siempre están ahí como dianas móviles y que serán los que reciban los golpes más duros porque además cuando se empieza a legislar a tomar medidas son los que menos cuentan, son los nadies de esta sociedad.

Hoy ya leo recortes en los presupuestos para las universidades andaluzas, esa necesidad de investigación y educación que hasta hace unos días se decía que era tan necesaria ya se olvidó, medidas que dejan fuera a inmigrantes, esas personas que en muchos de los casos nos están salvando y ayudando, discursos de agravios que anteponen monedas ante vidas humanas, en este caso resulta extraño que no se tenga claro, por mi parte la vida antes que la economía, como si los miles de muertos en este país no hubieran existido, como si esos que aplaudían a las 8 ya lo hubieran olvidado todo, discursos hipócritas y sin sentido llenos de partidismo y enfrentamiento.

Quiero pensar que efectivamente esta gran crisis, sanitaria, social y me atrevería a decir que humana, realmente va a suponer revolver los cimientos para generar un nuevo contrato social donde este país no siga estando cogido con alfileres, y eso sólo será posible dejando a un lado mucho del yo para pensar en el nosotros.

(Puedes escucharlo también en formato podcast a través del siguiente enlace

Páginas visitadas

Licencia de Creative Commons