sábado, 2 de marzo de 2019

VIVIENDA DE PROTECCIÓN: NI ESTÁ NI SE LA ESPERA


Hace unos meses publicaba una entrada con la expresión: y sube, y sube, y sube… relacionándola con el incremento en el precio de la vivienda. En esta ocasión fácilmente podría haber titulada esta nueva entrada con su antónimo: y baja, y baja, y baja… ya que vuelvo a tocar el tema de la vivienda, para hablar de cómo año tras año siguen bajando el número de viviendas de protección en nuestro país. En definitiva, como una de las herramientas que el estado tiene para facilitar el acceso a una vivienda digna y adecuada, no es que caiga en el olvido es que está olvidada.

Fuente: Elaboración propia a partir Ministerio de Fomento
No voy a volver hablar de los efectos que la vivienda tiene para cualquier persona, ni como su imposibilidad de acceder impide el desarrollo personal y comunitario de las sociedades. Así que nuevamente y como suelo utilizar en mis últimas entradas, algunas de ellas las denomina como “el dato”, y ya que una imagen vale más que mil palabras, aquí dejo la siguiente gráfica, donde de manera bastante contundente se aprecia la disminución en el número de viviendas de protección desde el año 2008, alcanzando el 93% menos hasta 2017 (los datos de 2018 sólo están publicados hasta septiembre).

Fuente: Elaboración propia a partir Ministerio de Fomento
Pero si se profundiza algo más de manera específica por comunidades durante el año 2018, sólo diez de ellas han tenido alguna calificación de vivienda de protección, el resto obtienen un resultado de cero. Donde Madrid, País Vasco y Cataluña acumulan el 80%, lo que es sumamente visible en la siguiente gráfica que también ofrezco para su reflexión. 

Por último y por aquello de ser andaluz no puedo, sino que tener una mirada mucho más profunda y preocupante de mi comunidad, a la vez que triste. Ya que es una de las comunidades que en 2017 calificó tan sólo 13 viviendas, pero es que en 2018 el resultado es de 0, algo inexplicable cuando existían 68.537 inscripciones activas de solicitantes según los Registros Municipales de Demandantes de Vivienda Protegida a 31 de diciembre, alguien me lo puede explicar ¿??


domingo, 3 de febrero de 2019

La desigualdad avanza rápida, pero retrocede lentamente

La medición de la desigualdad establece una radiografía de las necesidades sociales en cada momento. De ahí que sus incrementos debieran de convertirse en señales de alerta y llamadas de atención para las administraciones públicas, ante las que poner en marcha políticas que vinieran a disminuirlas. La realidad española respecto a esta situación es preocupante, tal como viene indicando el Coeficiente GINI en los últimos años y que se puede observar en la gráfica.

Fuente: Elaboración propia a partir del INE

Este coeficiente es uno de los más utilizados a la hora de medir la desigualdad en un país, que toma el valor 0 en caso de equidad perfecta y el valor 100 en caso de desigualdad perfecta. Situando la desigualdad en el 34,1 en el año 2017, según la Encuesta de Condiciones de Vida (INE), con un incremento desde el inicio de la crisis económica en 2008 del 5,24%, y aunque desde el año 2014 se mantiene una tendencia descendente, ésta sólo se ha disminuido en 0,6 puntos. A diferencia del período 2008 a 2014, donde se incrementó en 2,3 puntos, con lo que de seguir a este ritmo decreciente tendrán que transcurrir 12 años para volver a los índices previos a la crisis, o lo que es lo mismo, en el año 2029 se podría volver a la situación que existía en 2008, tras veintiún años después.



domingo, 9 de diciembre de 2018

ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN: CIEN MIL VIVIENDAS HABITUALES CON EJECUCIÓN HIPOTECARIA EN LOS ÚLTIMOS CINCO AÑOS

Fuente: https://okdiario.com/curiosidades/2017/12/04/dia-constitucion-historia-1575899

En los últimos 5 años, del 2014 al tercer trimestre del actual 2018, un total de 101.800 “viviendas habituales” han sufrido una ejecución hipotecaria.  

La vivienda habitual o vivienda principal es aquella que el Ministerio de Fomento define como: “toda vivienda familiar que es utilizada como residencia habitual de uno o más hogares y es ocupada por estos la mayor parte del año”, por lo cual se está ante el espacio físico de primer nivel en cuanto a derecho, en cuanto a satisfacción de una necesidad básica, en cuanto a bienestar social. De ahí si cabe que este dato cobra mucha mayor importancia, ya que se está hablando de cien mil hogares o más …

La ejecución hipotecaria no se puede olvidar que se produce cuando ante la imposibilidad de pagar la cuota hipotecaria o el alquiler, el banco y/o arrendatario inicia una vía judicial que conlleva la ejecución hipotecaria, situándose en un paso previo para el posible lanzamiento (desahucio) posterior.

Estos días que se está celebrando el cuarenta aniversario de la llamada carta magna, es lamentable que en todo este tiempo derechos como el de una vivienda digna y adecuada para las personas, no se haya sido capaz de ponerlo en el máximo nivel de prioridades. Por el contrario, otros artículos constitucionales, no paran de nombrarse y defenderse a capa y espada ¿intereses, partidismo?

Aquellos partidos que se denominan “constitucionalistas” debieran de hacer una profunda reflexión, por coherencia y por dignidad como mínimo, como decir que se defiende algo si sólo se realiza sobre una parte, aquella parte que más les interesa, para la que no, ni me acuerdo. No sé si tendremos que seguir esperando otros cuarenta años, esperemos que no.

domingo, 21 de octubre de 2018

¿La vivienda un problema?


Sólo hace falta recorrer algunas calles, ver titulares de medios de comunicación y hacer una búsqueda para el acceso a una vivienda, en este caso mi limitaré a Málaga como mi ciudad, para comprobar la dificultad y/o la imposibilidad de conseguir una bien sea esta en alquiler o en compra, siempre desde la consideración de un precio asequible en proporción al salario medio y las condiciones laborales existentes en la actualidad.

En 2008 la estimación que realizaba la Federación Española de Municipios y Provincias en cuanto a la necesidad de vivienda de protección para el cuatrienio 2009-2012, era de 760.000 viviendas, indicando que “se necesitan 190.000 viviendas protegidas por año, bien sean en régimen de alquiler o de compra, bien sean nuevas o usadas” (FEMP, 2008: 13).

Si se consultan los datos del Ministerio de Fomento durante este período, las viviendas de protección con calificación definitiva, tanto de planes estatales como autonómicos, sólo alcanzaron a ser 237.855 muy lejos de las más de setecientas mil planteadas por la FEMP, que por recordar, está constituida por el conjunto de los municipios españoles y por tanto con una información primordial y de primera mano en cuanto a la necesidad de las personas al ser la administración más cercana.


Fuente: Elaboración propia a partir Ministerio de Fomento

Pero si ya existían grandes déficit y durante este período se han seguido incrementando, los años siguientes no han venido a plantear una radiografía mejorada, sino que por el contrario está ha seguido empeorando. Así se tiene que la construcción de vivienda de protección (2013-2017), se ha situado en las 52.092, poco más de diez mil en cada uno de los años, muy pero que muy lejos nuevamente de la previsión de 190.000 que se consideraba como mínimamente necesarias por parte de la FEMP. Donde en el caso de Andalucía estas pasaron de 3.585 en el año 2013 a tan sólo 13 en el año 2017. En este punto me permito recordar lo que ya he venido indicando en otras entradas: que a fecha de mayo (casualmente a partir de este mes no se han vuelto hacer público nuevos datos), el número de andaluces demandantes de vivienda llegaba a los 67.372, según la propia administración autonómica.

El problema lo seguimos teniendo ahí, y mientras tanto como ya ocurriera en los años anteriores de las crisis que sobre vivienda ha vivido nuestro país, nuevamente los precios se disparan de manera abusiva, absurda y fuera de toda lógica que no sea la del más puro mercantilismo, donde la vivienda nuevamente juega el papel de bien de mercado por encima de bien y derecho de primera necesidad.

domingo, 30 de septiembre de 2018

EL DATO: Los jóvenes con discapacidad, un 17% menos de salario que en 2010


Esta semana se publicaba por parte del INE la encuesta sobre el Salario de las Personas con Discapacidad (SPD), definiendo a estas como: “las personas con un grado de discapacidad superior o igual al 33% y asimilados (según el RD Legislativo 1/2013)”. Noticia que salvo error u omisión no he escuchado ni leído en ningún medio de comunicación, aunque como bien diría un gallego “haberlos haylos”, o sea que seguro si que se ha publicado y el error es mío.

Los datos que analiza nos retrotraen desde el año 2010 al 2016, me pregunto que para cuando unas encuestas más cercanas en el tiempo, y me respondo, habrá que pensar que será cuestión de tiempo. Más allá del juego de palabras la encuesta puede ser abordada desde diferentes aspectos, aunque hay uno que es transversal en toda ella: la diferencia entre la ganancia por trabajador y año que sigue cada vez más acentuándose entre las personas con discapacidad y las que no lo son, siendo peor para los primeros que para los segundos.

En este caso las personas con discapacidad han obtenido unas ganancias en 2016 que son en un 17,08% inferiores a las personas sin discapacidad, cuando en el año 2010 la diferencia era del 10%. Pero además estas ganancias del año 2010 al año 2016 mientras que en las personas sin discapacidad se han visto incrementadas en un 1,89%, las personas con discapacidad la han visto reducida en un 6,11%.


Fuente: Elaboración propia a partir del INE Salario de las Personas con Discapacidad (2018)
Pero si nos centramos en el intervalo de edad que abarca de 16 a 29 años (según se muestra en la gráfica), los datos son más lúgubres y preocupantes, pues sitúan a estos jóvenes en mayores cotas de vulnerabilidad y dificultad. Con una diferencia del año 2010 al 2016 de reducción en cuanto a las ganancias del 16,71%, que en valores absolutos supone una pérdida anual de 2.373,6 euros.

No es mi intención aburrir con datos, si no que estos sirvan para visualizar aún más la situación de precariedad y bajos salarios que tienen las personas jóvenes, y que cuando además tienen algún tipo de discapacidad, su situación no viene sino a empeorar año tras año.


sábado, 8 de septiembre de 2018

Y SUBE, Y SUBE, Y SUBE ...


Como si de una canción se tratara, o de un conocido anuncio de pilas, nuevamente el precio de la vivienda sigue su ascenso según los últimos datos publicados por el INE, y parece que no hay quien los pare o no existe interés para que esto ocurra.

Como ya es conocido mi interés por los gráficos, ya que los considero muy pedagógicos de cara a su función visual desde donde transmitir una realidad. En este que acompaño a esta entrada se puede apreciar como la tendencia de crecimiento se inició en el segundo trimestre del año 2012 y ahí sigue. Con la vivienda nueva como la que generó un incremento mayor que llegó a su cenit en el 2016 con porcentajes de ascenso parecidos a los del año 2007, pero con la vivienda de segunda mano en ascenso constante.


Fuente: Elaboración propia a partir del INE (2018)

No es nada nuevo, pero si que hay que recordar que este mes de septiembre se cumplen diez años del hundimiento de Lehman Brothers, para muchos el hecho que se sitúa en el inicio de la crisis financiera que ha removido estructuras, aunque posiblemente no las suficientes, porque cabría preguntarse que se ha aprendido de aquello.

Ya que junto al precio de la vivienda el INE también ha publicado los datos sobre ejecuciones hipotecarías del segundo trimestre, los resultados indican que: “El número de inscripciones de certificaciones por ejecuciones hipotecarias iniciadas en los registros de la propiedad en el segundo trimestre de 2018 es de 14.327, lo que supone un 1,0% más que el trimestre anterior y un 3,2% más que en el mismo trimestre de 2017.” Y aunque la noticia es que siguen bajando las ejecuciones de viviendas habituales de personas físicas, lo cual es bastante positivo, ha alcanzado a 1.762, lo que significa una media de 20 ejecuciones hipotecarias diarias (incluido sábados y domingos), con lo cual aún estamos muy lejos de la satisfacción plena.

Espero equivocarme, pero las expectativas en cuanto al acceso y disponibilidad de una vivienda sobre todo para los jóvenes y otros sectores más vulnerables no son nada halagüeñas, aunque muchos seguirán estando contentos porque el precio de la vivienda siga subiendo, lo que ven es su beneficio personal más allá del bienestar común, igual en él fondo nos tendríamos que plantear que valores queremos defender.

viernes, 3 de agosto de 2018

La vivienda algo más

En el número 128 de la Revista TS Difusión del Colegio Oficial de Trabajo Social de Málaga, reflexionamos sobre la vivienda. Si quieres leerla pincha en el enlace

http://www.tsdifusion.es/revistas_publicadas/128/pdf/TSD128_4.pdf

Fuente: Revista TS Difusión 128. Colegio Oficial de Trabajo Social de Málaga

martes, 31 de julio de 2018

El dato: 476.938 viviendas nuevas sin vender en España a 31/12/2017. ¿Y en Andalucía?

Que España no tiene un problema de falta de vivienda, sino de acceso, se confirma cada vez que son publicados datos en cuanto a la vivienda existente.

El Ministerio de Fomento publica anualmente la estimación de stock de vivienda nueva sin vender al cierre del año anterior, el dato correspondiente a 31 de diciembre de 2017 sitúa la cifra en 476.938 viviendas para el conjunto del estado, con una disminución en cuanto al año anterior del 3%. Un porcentaje que es el menor que se produce desde el año 2012 donde la vivienda nueva se redujo en cuanto al año anterior (2011) en un 6,9%. 

Fuente: Elaboración propia a partir del Ministerio de Fomento 
Si estos datos se observan a nivel de Andalucía la vivienda nueva sin vender era de 73.316 casas, donde Almería con 18.905 se situaba como la provincia con un mayor número de ellas, seguida de Sevilla con 14.123 y de Cádiz y Málaga con 11.007 y 9.483 viviendas de manera respectiva.

Por su parte, al cierre del mes de mayo de este año las personas demandantes de una vivienda en la comunidad autónoma de Andalucía ascendían a 67.372, casualmente inferior en casi seis mil vivienda (5.944) sobre las disponibles. Aunque como se puede ver por la gráfica no es homogénea la distribución tanto en cuanto a la vivienda sin vender como a las personas demandantes. Mientras que en Almería existe un gran stock de vivienda disponible, es la provincia de Cádiz la que se sitúa con el mayor número de personas demandantes de un hogar. 
Fuente: Elaboración propia a partir de Junta de Andalucía 

Esta radiografía debiera de servir no sólo para el desarrollo de unos diseños urbanísticos acordes con las necesidades reales, sino sobre todo para planificar de cara hacer cumplir el derecho a una vivienda digna y adecuada. Para que la vivienda no sea un bien de uso especulativo y financiero, sino un bien que genera bienestar social.

viernes, 6 de julio de 2018

EL DATO… MÁLAGA, QUINCE MIL DESAHUCIOS EN LOS ÚLTIMOS CINCO AÑOS


El problema de la vivienda, que no es otro que la imposibilidad de acceder a una (digna y adecuada) para muchas personas en nuestro país, sigue sin afrontarse de manera directa y no se visualiza que esté situado como una prioridad en las políticas sociales actuales. Con la gravedad que ello conlleva, no sólo en la parte personal de sufrimiento e impedimento de un proyecto de vida para miles de personas, sino que además se incumple de manera sistemática las normas jurídicas que entre todas nos hemos marcado, donde el derecho a la vivienda forma parte.

Fuente: Elaboración propia a partir del Consejo General
del Poder Judicial (2018)
La situación de Málaga en lo específico ha supuesto que en los últimos cinco años (2013-2017), se hayan producido quince mil desahucios. Que como se puede apreciar por la gráfica, es en el año 2016 cuando se produce un cambio de tendencia y el gran número de ellos pasan a ser producidos no por ejecuciones hipotecarias, sino relacionados con los alquileres. Con un incremento a su vez desde el 2013 al 2017 de un 8,84% en los desahucios por esta circunstancia.

Año tras año desde que se iniciara la crisis en 2008, ya han pasado diez, la sociedad española se topó de bruces con una realidad que hasta ese momento no se había visibilizado con tanta profundidad, y aunque han sido varias las crisis de vivienda sufridas en nuestro país, ninguna de ellas como ésta última, ¿para cuándo las soluciones?

En positivo

Licencia de Creative Commons

Páginas visitadas