domingo, 28 de julio de 2019

UN CIELO IGUAL PARA TODAS

Hace más de veinte años que ví por primera vez este cielo, un cielo que no difiere del que existe en otros lugares si lo comparáramos. Aunque haya personas que se empeñen en realizar distinciones que llegan a lo humano. Dice el refrán dime con quien andas y te diré quien eres, en esta ocasión se podría plantear dime donde estás y te diré como eres.

Bajo este cielo y en este entorno conocí experiencias y proyectos que marcaron mi vida personal y profesional desde el Trabajo Social. Hoy nuevamente me encuentro bajo él para iniciar unas semanas donde nuevamente tendré la oportunidad de compartir experiencias y sentimientos personales, con otras en donde podré desarrollar lo que me apasiona, mi profesión, en este caso desde una perspectiva académica.

Igual algunas personas han descubierto ya el lugar de que se trata y al que me refiero. Para el resto lo voy a dejar en la incógnita. Entiendo aquellas personas que no desean ser catalogadas ni de aquí ni de allá, son "del mundo", no quieren que se les ubique de allí ni de aquí, donde anteponen las relaciones y las vivencias humanas a simples hechos nacionales: donde has nacido, que nacionalidad tienes, que símbolos defiendes. Ya que en la gran mayoría de las ocasiones son puras cuestiones materiales las que nos diferencian y nos encasillan. Cuando viajas y ves colas donde se nos separan simplemente por nuestra procedencia, por el país de donde venimos o a donde vamos, algo no funciona, y no se debiera olvidar que a todas nos cubre el mismo cielo.

En positivo

Licencia de Creative Commons

Páginas visitadas