jueves, 23 de julio de 2015

El Trabajo Social tiene respuestas


Con este lema convocamos desde el Colegio Profesional de Trabajo Social de Málaga, el II Congreso Provincial, después de seis años desde la celebración del primero (2009), estamos convencidos de que éste es el momento, porque como bien se dice en su presentación:

"Esta crisis, como tantas otras veces, ha forzado al Trabajo Social a reinventarse, sacando lo mejor de sí mismo, en forma de iniciativas novedosas para sortear esta  situación. De estas iniciativas creemos destacables aquellas que están orientadas a personalizar las realidades, a poner rostro a los problemas, a mostrar no las situaciones sino a las personas que las sufren, y esto porque, como bien sabemos en el Trabajo Social, cuando la persona es ocultada por el dato, no solo se pierde su potencia, sino que permite empeorar las decisiones que se toman (es fácil prescindir, recortar, machacar un dato, es más difícil hacerlo con una persona)”.

Queremos que este congreso sea un lugar de reflexión y de profundización que, desde una actitud crítica con la realidad social y con nosotros mismos, nos permita avanzar en el desarrollo de nuestra profesión, teniendo claro que el centro de nuestro trabajo es la persona y la mejora de su calidad de vida.

Durante tres días, 26, 27 y 28 de noviembre, las y los trabajadores sociales estamos convocados a servir de altavoz, una vez más, de las personas, con las personas y para las personas.

El Trabajo Social lleva años denunciando la situación de recortes y la vulneración de derechos, incluso hasta en Bruselas, como se hizo el diciembre pasado desde el Consejo General (ver vídeo aquí). Pero no sólo quedándonos en la denuncia sino dando soluciones, respuestas y alternativas. Hoy a meses de unas elecciones generales, y se ha visto tras las últimas municipales, las políticas sociales se están situando en la columna vertebral de los nuevos gobiernos, pero no todo vale, porque existen modelos superados de beneficencia y caridad, sin participación, clientelares, burocratizados, descoordinados, opacos, sin recursos, donde se confunde un huevo con una castaña, más preocupados en la imagen que en los derechos.

Por eso éste es el momento de que el Trabajo Social siga haciéndose presente en la sociedad con sus propuestas para el siglo XXI, con la participación de muchas y muchos compañeros que llevan año comprometidos con ese cambio que hoy nadie pone en duda, y que también desde aquí quiero felicitar, porque muchas y muchos de ellos hoy tras las últimas elecciones o forman parte de gobiernos o se encuentran más inmersos si cabe en su compromiso, porque somos una profesión para y por la transformación.

Ánimo desde aquí a todas las compañeras y compañeros, para que sientan este próximo congreso como algo más que un encuentro de profesionales durante tres días, lo que en el trabajemos y las conclusiones que saquemos, se van a convertir en punta de lanza de las respuestas del Trabajo Social.

(Publicado en Revista El Observador)

En positivo

Licencia de Creative Commons

Páginas visitadas