miércoles, 20 de julio de 2016

¿Más viviendas?


Dicen que el ser humano es la única persona que tropieza dos veces con la misma piedra. Recientemente leía una noticia en la prensa cuyo titular decía “Málaga necesitará 10.600 viviendas nuevas al año hasta 2025 para atender la demanda” (La Opinión de Málaga, 04 de julio de 2016), y aludía para justificar dicho titular a un estudio realizado por una consultora. Mi interés personal e investigador en la temática de vivienda, me hace estar atento a estas cuestiones. Localicé la noticia también en la página web de la susodicha consultora cuyo titular en este caso es “La demanda de vivienda nueva en España rondará las 180.000 unidades al año hasta 2025”.  (Disponible en http://noticias.cbre.es/la-demanda-de-vivienda-nueva-en-espaa-rondara-las-180000-unidades-al-ao-hasta-2025/)

Más lejos de mi intención poner entredicho este estudio, que además no he accedido a él y todo mi conocimiento se centra en lo redactado en las dos notas. Pero si que me surgen toda una serie de dudas que lanzo para la reflexión. 

Investigadores y estudiosos del tema como Trilla de cara a la planificación en cuanto al número de viviendas necesarias, indica que: “La evolución de la población, y más concretamente de los hogares, es la base determinante, aunque no la única, de las necesidades de vivienda y el principal factor de evolución de los parques de vivienda a largo plazo” (2001). Cuestión en la que también profundiza Leal (2007), indicando que aún así, no existe una correlación directa en cuanto a mayor población mayor necesidad de vivienda. Ya que existen otras variables en cuanto a la demanda y necesidad real, como: la renta per cápita, los tipos de interés y períodos de amortización, el desempleo y la rentabilidad de otros activos financieros (García-Montalvo, 2007). 

Si se observan los últimos censos de vivienda que se realizan cada diez años, desde 1970 al 2011 (último censo), las viviendas construidas se han incrementado en un 136,57%, mientras que los hogares en el mismo período se han incrementado un 104,25%. 


Esta circunstancia de un mayor número de vivienda sobre el número de hogares constituidos, entre otras variables, ha originado un incremento, censo tras censo de vivienda, en el número de las viviendas vacías, con un 154% de incremento deal año 1970 al año 2011.



Respecto a las viviendas vacías si vamos más concretamente a los datos correspondiente a la provincia de Málaga, en el censo del año 2011, existía un total de 116.654, donde Málaga ciudad tenía el mayor número con 28.410.
 
El Relator Especial de Naciones Unidas, que visitó España para su informe sobre vivienda, planteó como variables a tener en cuenta a la hora de planificar y evaluar la vivienda en un país, el incorporar otras que miden la necesidad para la población con menos recursos y que estas deben “…basarse en una evaluación adecuada, teniendo en cuenta las condiciones específicas de cada país, en particular las condiciones demográficas, geográficas y económicas y sociales, así como las características y composición de los distintos grupos desfavorecidos (incluidas las familias de bajos ingresos), sus condiciones de vivienda y las formas de tenencia." (Rolnik, 2012)

Por su parte en 2013 la Defensora del Pueblo publicaba que existían entre “250.000 y 300.974 viviendas con algún tipo de protección,” (p.29). Lo que nos sitúa en torno al 1%-1,19% sobre el total de viviendas existentes en ese momento, de las que 13.504 estaban vacías. Mientras tanto un total de 334.299 personas se encontraban inscritas como solicitantes de vivienda protegida, siendo este Registro según la Defensora, “… el instrumento más eficaz para computar la necesidad real de viviendas de protección pública y para dar salida a las viviendas protegidas disponibles …” (p.24). Sólo la suma de tres comunidades: Andalucía, Cataluña y Castilla y León alcanzaba el 57% del total de los inscritos.

Como digo son elementos que dejo para la reflexión. Pero igual no se está hablando de que hace falta más vivienda, sino que como la misma nota de prensa indica el negocio que se quiere hacer con la vivienda que en estos momentos existe disponible y sin vender, no es atractiva de cara a futuros compradores/inversores, y se quiere generar nueva vivienda para hacer negocio ¿Qué hemos aprendido del pasado?.
Si es así, ¿que se hace con las miles de personas que en estos momentos no la tienen, y no se les está posibilitando el acceso a un derecho humano.? La que se quiere construir estoy convencido que no es pensando en ellas y en ellos.

(Publicado en Revista El Observador

En positivo

Licencia de Creative Commons

Páginas visitadas