miércoles, 12 de noviembre de 2014

Presupuestos 2015, lejos de la realidad

Recientemente se han presentado los presupuestos de la Junta de Andalucía para el próximo año 2015, y cuando se entra a ver sus partidas, aquellas que de manera más intensa y directa forman parte del Sistema de Servicios Sociales, uno no puede sino que sentir preocupación.

Desde el año 2012 que fue el año en que mayor importe se dedicó al sistema con más de 1.890 millones de euros, las partidas en su conjunto no han hecho sino que disminuir, llegando a las presentadas para el 2015 que se quedan en los 1.761 millón de euros, y aunque existe una leve subida con respecto al 2014 de un 0,05% se encuentran muy lejos de llegar a las cifras del 2012, habiéndose perdido en estos tres años un 6,87% que en valores absolutos suponen más de 130 millones de euros.


Si se echa una mirada atrás y se toma como referencia algunas variables no se puede sino que sorprender de cómo se puede pensar que se va a intervenir sobre las necesidades que los ciudadanos expresan y padecemos.


-          En 2012 los andaluces que indicaban tener dificultad o mucha dificultad para llegar a fin de mes llegaba al 42,6% en el 2013 (último dato conocido) esta cifra llegó al 46,4%.
-          En 2012 los andaluces que tenían retrasos en el pago de su vivienda principal era del 8,4% y en 2013 del 9,3%, casi un punto más.
-          El próximo 1 de julio de 2015 más de 60.000 andaluces valorados con grado I de Dependencia tendrán que entrar en el sistema
-          En 2012 se realizaron en Andalucía más de 8.000 desahucios de manera positiva, en lo que llevamos de 2014 según los datos conocidos del primer semestre ya se ha llegado a los 4.000.

Se podía seguir facilitando información que va configurando una radiografía ciudadana, que visto lo visto parece que algunos o no conocen o no se encuentra entre sus prioridades. Donde además se mantiene en una constante inestabilidad y precariedad a un Sistema de Servicios Sociales con una reforma retrasada a diciembre de 2015, por aquello del miedo a lo que pudiera pasar en los próximos encuentros electorales.

Estas cifras como digo tan preocupantes, y que en todo caso van a servir para mantener la actual realidad y difícilmente atajar los problemas estructurales que sufrimos los ciudadanos, son fiel ejemplo de las políticas de recorte y llamadas de austeridad que nos imponen desde el gobierno central y desde la troika. Más preocupados en el cobro de unos intereses de la deuda,  donde en muchos de los casos no sabemos aún para que han servido, o en grandes titulares de macro economía.

Es necesario que las distintas administraciones en sus diferentes niveles, se dejen de tirar los trastos a la cabeza exculpándose de sí mismo y echando balones fuera, ya sabemos aquello del tú más, y ante la situación de emergencia social, desarrollar y poner en marcha un plan que de manera coordinada y directa vaya al centro de las preocupaciones y necesidades ciudadanas. Porque al fin y al cabo un presupuesto no es sino establecer prioridades, siendo consciente de que los recursos son finitos y que las necesidades son muchas, pero efectivamente ¿esto es lo mejor que se puede hacer?


(Publicado en Revista El Observador)

En positivo

Licencia de Creative Commons

Páginas visitadas