sábado, 23 de noviembre de 2013

Acción - Reflexión - Acción

El título de ésta entrada definió y define el modelo de intervención pedagógica inspirado por el brasileño Paulo Freire (1921-1997), uno de los mayores y más significativos pedagogos del siglo XX, que tuvo que exiliarse ya que su actividad fue calificada de subversiva, una actividad centrada junto a los oprimidos, en el diálogo y en nuevas ideas liberadoras en América latina y en la teología de la liberación, siendo un referente para la educación.

Hace una semana se clausuraba el XII Congreso Estatal de Trabajo Social, un congreso muy ambicioso, innovador y alternativo. Donde más de mil compañeras y compañeros llegábamos con una carga de acción/actividad en los últimos años marcada por la eliminación de servicios y prestaciones, por el despido de muchos/as compañeras/os, por una vuelta atrás donde los conceptos de pobreza y exclusión se convierten en portadas de diarios, con alternativas benefactoras por parte de la gran mayoría de las administraciones, con una intervención cortoplacista en donde los derechos sociales simplemente se quieren hacer desaparecer de la noche a la mañana.

Ante este escenario la celebración del Congreso ha supuesto un momento para el respiro, para la reflexión y para el intercambio de ideas y opiniones. Para unir aún más al conjunto de profesionales del Trabajo Social, más de cuarenta mil en toda España. Porque no es momento de salvadores de la patria ni de individualismo, sino por el contrario de pensar en el interés común, donde los protagonistas deben de ser los ciudadanos y nosotros simplemente uno más junto a ellos.

Desde esa reflexión, la asamblea final aprobaba seis resoluciones que magníficamente ponían broche final a tres días de intenso trabajo. En donde de manera clara y contundente se exigía al Parlamento español “la introducción de una modificación en el texto constitucional incluyendo en el mismo el derecho fundamental de ciudadanía, que asegure la garantía de la cobertura del Sistema Público de Servicios Sociales como cuarto pilar del Estado de Bienestar”.

Ahora nuevamente nos situamos en el estadio de la acción, momento que nos exige compromiso con nuestra ética profesional, para que efectivamente sigamos siendo agentes de cambio social.


En positivo

Licencia de Creative Commons

Páginas visitadas