miércoles, 24 de abril de 2013

Un Congreso para el siglo XXI


EN unos momentos tan difíciles que estamos viviendo, donde líneas rojas que parecían que no se iban a sobrepasar desde el punto de vista de los recortes y la desaparición de derechos sociales se han sobrepasado, y ante situaciones muy complejas y problemáticas, con cuotas de desempleo y pobreza jamás conocidas en el actual período democrático, el próximo mes de noviembre los trabajadores sociales de toda España celebramos nuestro congreso.

UN congreso que cada cuatro años nos convoca a la reflexión y a la propuesta. En ésta ocasión bajo el lema “La intervención social en tiempo de malestares: sabemos, podemos, queremos”. Es un lema muy propicio al momento y a las circunstancias actuales.

SOMOS una profesión que está pegada a la realidad, que está pegada a los usuarios que están sufriendo el paro, a los que se les acaban las ayudas sin que haya más presupuesto, a los que solicitan la ley de dependencia paralizada, a los que desahucian de su vivienda sin dar ninguna otra alternativa, en la gran mayoría de los casos con menores que posiblemente queden desatendidos en sus derechos educativos y alimentarios.

DE ahí la primera parte del título “la intervención social en tiempo de malestares…”. Porque ante estas situaciones, los trabajadores sociales no podemos estar inmóviles, sino que debemos ser activos movilizando y movilizándonos para que estas situaciones no se sigan reproduciendo. Hemos de ser capaces de modificar las circunstancias que han propiciado y siguen propiciando que la gran mayoría de los indicadores económicos nos digan que las cosas no mejoraran, sino que realmente seguirán empeorando.

PERO estamos convencidos que existen otras soluciones en donde el individuo, el ser humano se sitúe en el centro y no sean otro tipo de intereses (muchos de estos especulativos)  los que campen a sus anchas, y todas aquellas decisiones que se tengan que tomar no deberían de perder de vista esta circunstancia. De ahí que con la segunda parte de nuestro título “Sabemos, podemos, queremos” sea nuestra intención gritar a los cuatro viento que SÍ SE PUEDE, donde podamos decir al conjunto de la ciudadanía que otras formas son posibles.

LA profesión sabe, puede y quiere seguir desarrollando todo su potencial en los diferentes ámbitos en que nos movemos. Estamos convencidos de que este congreso marcará un antes y un después. Un congreso para el siglo XXI.

(Publicado en http://www.revistaelobservador.com/index.php/opinion/tribuna-abierta/7528-un-congreso-para-el-siglo-xxi.html)

miércoles, 10 de abril de 2013

Todo para el pueblo pero sin el pueblo


Esta famosa frase utilizada para definir el despotismo ilustrado del siglo XVIII, hoy tres siglos después nos podríamos preguntar hasta que punto sigue teniendo  total actualidad, a raíz de los acontecimientos que estamos viviendo.

Los “guardianes del sistema”, donde sitúo a nuestros gobernantes tanto los que conocemos como los que gobiernan en la sombra;  no hacen sino que decirnos que todo lo que están haciendo y lo que dejan de hacer es por nuestro bien:
- se recorta en educación y se disminuyen las becas, pero es por nuestro bien
- se repaga por la sanidad, pero es por nuestro bien
 de la salud se hace un negocio para que unos pocos se pongan las botas, pero es por nuestro bien 
- se privatizan servicios sociales que atienden a personas en situación de vulnerabilidad los cuáles no podrán pagar, pero es por nuestro bien
se echan a la calle a madres, padres e hijos, porque no pueden pagar una hipoteca, porque la vivienda también es un negocio, pero es por nuestro bien
- el dinero público, mi dinero, se utiliza en pagar prebendas, sobresueldos y lujosos hoteles para celebrar reuniones, pero es por nuestro bien
-  ....

Desde este humilde blog pero desde la mayor de las dignidades como persona, quisiera decirles tanto a los que gobiernan como a los que no, que por favor no sigan haciendo tantas cosa por mí, y lo que prefiero es que me permitan dejar intervenir y decidir que es lo que quiero y lo que no, pero en cada momento y ante cualquier posible acuerdo. No cada cuatro años, no teniendo que solicitar ver o entrevistarme con un gobernante, y ya me dará cita y habrá que estar agradecido, sino facilitando el acceso, permitiendo hablar de tú a tú,  mientras eso no se consiga estaremos como el siglo XVIII, todo para el pueblo pero sin el pueblo.

En positivo

Licencia de Creative Commons

Páginas visitadas