domingo, 17 de julio de 2011

Los trabajadores sociales no dan abasto

No paran ni un segundo. Las oficinas de los servicios sociales son en estos tiempos un ir y venir de familias con problemas que ven al trabajador social como el depositario de todas sus esperanzas. Su misión es ayudarles a encontrar una solución, buscar recursos para salir de una situación de crisis económica que muchas veces se mezcla con una mala relación familiar o con el riesgo de exclusión social. Buena parte de ellos son nuevos usuarios que nunca habían acudido a este tipo de dispositivos. Otros, son familias habituales que tratan de salir del abismo de la marginación.

La crisis ha aumentado la carga de los trabajadores sociales. Sin embargo, han visto reducidas las herramientas. Así lo explica el presidente del Colegio de Trabajo Social de Málaga, Rafael Arredondo, que denuncia que los profesionales se sienten impotentes ante la imposibilidad de dar respuesta a la demanda social. «Es triste y dice mucho de un Estado de derecho que tenga que contarse con entidades privadas para atender necesidades básicas de los usuarios porque la administración no es capaz de hacerlo, cuando debieran ser solo complementarias», se queja.


(Diario Sur)

En positivo

Licencia de Creative Commons

Páginas visitadas